Alta tecnología y medio ambiente: ¿reacondicionar o reciclar?

Gain Complete Visibility Into Your Ai

En 2019, se produjeron en todo el mundo más de 50 millones de toneladas de residuos de dispositivos eléctricos y electrónicos (conocidos como RAEE o E-Waste). Se trata de un peso superior al de cualquier avión de pasajeros construido hasta ahora, igual a la cantidad de torres Eiffel que se necesitarían para llenar Manhattan. Para 2050, esta cifra podría casi triplicarse a 120 millones de toneladas.

*fuente: A new Circular Vision for electronics – Time for a Global Reboot by the United Nations E-Waste Coalition.

 

Es imprescindible alcanzar una nueva visión de la producción y el consumo de estos productos para garantizar el respeto al medio ambiente. Existen varias soluciones para reducir este desperdicio que pone en peligro nuestro planeta. Dos de ellas, que vamos a tratar en este momento, son el reciclaje y el reacondicionamiento de los productos electrónicos. ¿Qué solución es más eficaz? ¿Reacondicionar o reciclar?


Reciclaje de dispositivos electrónicos


Los RAEE contienen minerales, metales y plásticos, además de aditivos químicos. Por ejemplo, en un teléfono inteligente, sólo 10 de los 50 metales que lo componen presentan una tasa de reciclaje superior al 50 %.

El reciclaje de estos materiales sigue siendo muy complicado, principalmente porque las soluciones para conseguirlo siguen estando muy poco desarrolladas. Sólo una pequeña parte de los materiales se recicla, y se trata de los metales preciosos, por su valor, y otros metales básicos como el cobre o el cobalto.

Para más inri, el 90 % del reciclaje que sí se puede realizar se efectúa fuera de Francia. En Bélgica, en el norte de Europa; una parte en los países del Este y una última parte en África; donde es bien sabido que el reciclaje de teléfonos se realiza en condiciones difíciles.

Otros restos sin valor se desechan en la naturaleza o se queman. De ese modo, se liberan muchos componentes tóxicos al aire, al agua y al suelo. El impacto ambiental del reciclaje de dispositivos electrónicos es alarmante. Para evitar esta contaminación, se debe revisar la forma de producirlos, pero también de consumirlos.


Reacondicionamiento de dispositivos electrónicos.


¿Y si la solución fuera dar una segunda vida a nuestros dispositivos electrónicos? Probados, reparados y limpiados, los productos de alta tecnología reacondicionados se pueden poner a la venta a menor precio que nuevos.

Al reacondicionar un dispositivo electrónico, no se producen residuos. Aquellos componentes en buen estado de funcionamiento se pueden reutilizar en otros productos de forma casi indefinida. De ese modo, los componentes antiguos pueden sustituir a los nuevos sin comprometer la calidad de los dispositivos electrónicos. Los compradores de productos reacondicionados no verán ninguna diferencia con un dispositivo nuevo, excepto en la estética del teléfono (que se clasifica por grados).


Entonces, ¿reacondicionar o reciclar?


Mucho más ecológico que el reciclaje, el reacondicionamiento de dispositivos electrónicos permite limitar el impacto medioambiental luchando contra la obsolescencia programada y los residuos. Entonces, ¿reacondicionar o reciclar? Parece que el reacondicionamiento es la solución para alcanzar una economía circular que respete el medio ambiente.

Hoy en día, Agora Place ofrece más de 200.000 productos reacondicionados a distribuidores, comerciantes electrónicos, compañías de seguros de afinidad, operadores telefónicos, etc.